Consejo Educativo Uru

Consejos para descubrir cómo saber algo

El parto se acerca

como saber que el parto se acerca

A lo largo del embarazo, el cuello uterino continúa cerrado y cubierto de mucosidad vaginal. Es la manera natural de resguardar a su bebé contra las infecciones.

Pero conforme se aproxima el instante del parto, el cuello uterino empieza a extenderse y ablandarse en preparación para el parto. Esto hace la supresión de lo que allí se había juntado, esto es la mucosidad vaginal.

CÓMO PREPARARSE PARA EL PARTO

La preparación para el parto debe cubrir la preparación puramente física, para mejorar las opciones de un parto habitual y sin adversidades. Pero no debemos quedarnos ahí de forma exclusiva. Asimismo debe integrar la preparación sicológica sobre el desarrollo del parto y la capacitación práctica conjunta de la pareja, con el objetivo de conseguir elementos y herramientas a fin de que la mujer logre recibir el acompañamiento que precisa a lo largo del parto y que su pareja sepa dárselo.

Para la preparación física, se aconseja singularmente la preparación en el agua, en tanto que facilita llevar a cabo una secuencia de ejercicios y una amplitud de movimientos que fuera de ella no sería viable. aquí, todo sin peligro de lesión o prácticamente. Es una práctica segurísima, mientras que procures un programa de ejercicios concreto para el embarazo, dado por parteras, que trabaje los músculos, tendones y ligamentos comprometidos en los movimientos y situaciones que hacen más fácil el parto.

Síntomas que señalan que el trabajo de parto está cerca

Aparte de los signos precedentes, hay una secuencia de síntomas que señalan que el trabajo de parto está cerca. Son los próximos:

  • El bebé se amolda mejor: en el momento en que se aproxima el instante del parto, el bebé desciende a la pelvis y se amolda mucho más. Esto causa que la mujer tenga menos presión sobre la caja torácica y respire mejor.
  • Contracciones mucho más rítmicas y con mucho más mal: la embarazada asimismo va a sentir que el mal empieza en la parte de abajo del ombligo, afín al mal de la regla. Pero conforme se aproxima el instante del parto, recula.
  • Expulsa el tapón mucoso: es una mucosidad densa en el cuello uterino que resguarda al feto. Puede ir acompañada de sangre y puede salir a lo largo del parto o hasta una semana antes, con lo que si bien no es requisito asistir al hospital, puede ser aconsejable si tienes bastante mal o sangre profusa.
  • Rompeaguas: este instante pertence a los mucho más esenciales y populares con relación al instante del parto. En el momento en que se expulsa un sinnúmero de líquido diríase que se rompe el agua, esto es, en el momento en que se rompe el saco de ácido amniótico, que es el líquido que resguarda al bebé. Ahora mismo, debe ir al hospital para ofrecer a luz o prepararse para el parto, pues el bebé no va a estar protegido.
  • Dilatación del cuello uterino: en el instante del parto, el cuello uterino se ablanda y dilata de 1 a 2 cm. Pero a lo largo de los exámenes, el ginecólogo la examina y comprobará si hay cambios para saber el instante del parto.

Va a tener contracciones múltiples semanas antes del parto

Estas se los conoce como contracciones de Braxton Hicks. Son totalmente normales y no alertan de que tu bebé va a nacer en este momento, sino se usa para elaborar el útero para el instante del parto. Va a sentir que el intestino se endurece bastante a lo largo de unos segundos y después se relaja. Son contracciones muy irregulares y normalmente poco irritantes.

No es sencillo distinguir estas contracciones de las primeras del parto por el hecho de que, con el paso de los días, se van a hacer poco a poco más profundas, usuales y irritantes; La clave para distinguirlas va a ser que las contracciones del parto van a tener una continuidad regular y, además de esto, las afecciones que causan no cesarán, si bien descanses.

Expulsión del tapón mucoso

El tapón mucoso es una suerte de mucosidad densa ubicada en el cuello uterino que resguarda al feto de probables infecciones. Es una secreción en pequeñas proporciones (substancia espesa, viscosa y pardusca) que a veces puede ir acompañada de algo de sangre.

Puede ser expulsado a lo largo del parto, unas horas antes o la semana antes del parto, con lo que no hay necesidad de ir al hospital en el momento en que es expulsado. Sí, es requisito asistir al hospital si se acompaña de mal abdominal o sangre profusa.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *