Consejo Educativo Uru

Consejos para descubrir cómo saber algo

Edad

como saber la edad de un gato

Encuéntranos

Puede ser bien difícil entender cuántos años tiene tu gato si no lo tuviste desde el momento en que naciste, ahora lo adoptaste con determinada talla o lo hallaste en la calle.

Es útil saber su edad aproximada para lograr brindarle los cuidados y atenciones correctas. Tu veterinario puede guiarte a saber su edad aproximada, pero aquí tienes una guía rápida a fin de que lo hagas tú mismo!! Empecemos con los perros chiquitos. Ahora sabéis que en primavera/verano comienzan a manifestarse camadas de gatos por doquier (como «Monito» que se halló bajo un vehículo). Gatos jóvenes mucho más simples de envejecer según los primeros signos de avance:

1 día de edad: orejas plegadas prácticamente llanas, ojos cerrados. Como es natural, no tienen la capacidad de ponerse parado.

Género de pelaje

  • El pelaje de un gato es fino y despacio, afín al algodón, pero conforme avejenta, su pelaje se regresa mucho más abultado y áspero. Asimismo puede mudar de color, oscurecerse o aclararse.
  • En el momento en que un gato consigue la etapa senior, aun puede desarrollar parches particulares de pelo blanco o gris, de la misma los humanos conforme avejentan.
  • La manera en que un gato se acicala asimismo puede contribuir a saber su edad. Los gatos son criaturas increíblemente limpias y pasan muchas horas cada día realizando este trabajo, pero conforme medran tienen la posibilidad de dejar de acicalarse tanto gracias a inconvenientes bucales, sobrepeso o artrosis.

¡Complementos para tu obsequio!- Animales Sodimac | Fotografía:Rozaliya lazanova Shutterstock.com

Gato de 3 días

Un gato de 3 días todavía tiene los ojos cerrados. Sus orejas empiezan a sobresalir y no se doblan tanto. Empiezan a desplazarse un tanto mucho más pero sin caminar. Solo comen y duermen. Un recién nacido frecuenta pesar una media de 70 gramos y gana una media de 15 gramos de peso cada día.

Desde el séptimo día, los ojos del cachorro de gato empiezan a abrirse un tanto, pero no totalmente. Sus orejas están prácticamente separadas y puntiagudas, pero aún no tienen la posibilidad de oír nada ni contestar a los estímulos sonoros. Empiezan a desplazarse y gatear un tanto (como un bebé que gatea).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *