Consejo Educativo Uru

Consejos para descubrir cómo saber algo

Dominio

como saber de quien es un dominio

No obstante, disponemos una extensa variedad de websites de WHOIS mediante los que tenemos la posibilidad de conseguir datos muy precisos. En unos vamos a encontrar la información de ciertas zonas y en otros los datos de otras zonas distintas. Conque quizás deberías investigar distintas herramientas. Por servirnos de un ejemplo, si deseas revisar quién es el dueño de un dominio .es, puedes emplear una herramienta singularmente desarrollada para tal fin. ¿De qué manera puedo entender quién es el dueño de un dominio .es? Merced a nic.es.

En todo caso, debemos tener en consideración que la información facilitada por los dueños de los dominios es completamente facultativa. Cuando menos para mostrárselo al planeta. Por esa razón varios dominios guardan esta información en un formato confidencial. Esto supone que no tenemos la posibilidad de conseguir esa información si bien sepamos de qué manera hallar al dueño de un dominio. Sencillamente no lo vamos a encontrar en ningún página web. En estas situaciones, no nos queda mucho más antídoto que emplear una herramienta muy concreta.

Herramienta para comprender quién es el dueño del dominio

Para entender quién es el dueño de un dominio, la primordial herramienta para entender quién es el dueño de un dominio es WHOIS. Esta herramienta nos deja ver toda la información de un dominio como dueño, compañía, registrador, e-mail de contacto, fecha de registro, fecha de caducidad, etcétera.

Para usar este sistema debemos entrar a un sistema WHOIS como whois .domaintools.com (número con limite de consultas) y también entramos el nombre del dominio que deseamos preguntar. Nos mostrará información sobre el dominio, pero si deseamos conseguir la información completa, debemos ver la casilla Servidor Whois.

Por qué razón es esencial entender quién es el dueño de un dominio

Hay distintas causas por las que es atrayente comprender el dueño de uno o múltiples dominios de Internet, como por servirnos de un ejemplo:

  • Cambiar el dominio. Ciertas compañías registran dominios con la intención de revenderlos para beneficio económico. El bajo valor de registrar un dominio llevó a varios hombres de negocios a decantarse por este modelo de negocio, lo que ha resultado en el registro de varios dominios populares para la venta al mejor postor.
  • Atención a la renovación del dominio. Entender el titular de un dominio asimismo deja entrar a información sobre la fecha de vencimiento de este registro. Esto le deja supervisar esa fecha de vencimiento y registrar el dominio en el caso de que el dueño de hoy no renueve ese registro.
  • Corrobora que el dueño existe. Muchas compañías y entidades registran múltiples dominios, pero en el final el emprendimiento web no avanza y la compañía deja de existir. Al entender quién es el dueño de un dominio, puede contrastar si esa compañía existe o si el emprendimiento para el que registró el dominio está descuidado o cancelado. En estas situaciones, se puede efectuar una oferta de compra de este dominio, con una alta posibilidad de llegar a un convenio de compra.
  • Saber la fecha de creación de un portal de internet. Más allá de que la fecha de creación de un portal de internet no en todos los casos coincide con la de registro de su dominio, así sea pues se registró antes o pues se cambió el nombre del cibersitio en algún instante, en el momento en que de la investigación del dueño del dominio, la fecha original se consigue el registro de este dominio. Esta fecha frecuentemente va a coincidir o va a ser muy próxima a la fecha de creación de el sitio web

Entender quién es el dueño de un dominio: ¿es viable?

El interrogante más esencial es la que tiene relación a la ley que funciona todo el tema de los dominios. Por ley, todos nosotros está obligado a proveer datos veraces al suscribirse a un dominio. Esto supone que en tal transacción, debemos proveer nuestros apuntes privados y personales al ubicación y sugerir una dirección de e-mail y un número de teléfono válidos. Si todos hiciésemos esto, sería muy simple entrar a los datos que nos resultan de interés.

No obstante, como afirma el dicho habitual: que la ley realice la trampa. A bastante gente no les importa que sus datos sean públicos o que la gente tengan ingreso a ellos de alguna forma. Esta defensa de tus datos puede contestar a una cuestión de confidencialidad o a un plan económica, puesto que en la mayor parte de las situaciones se hace a fin de que la rivalidad no tenga ingreso a quien tiene el dominio.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *