Jue. Jun 13th, 2024





Cómo quitar un piercing a presión

Introducción

Los piercings son una forma popular de modificar el cuerpo por razones estéticas o culturales. Aunque los piercings a veces se convierten en un problema cuando se trata de retirarlos, especialmente cuando el piercing es a presión. Este tipo de piercing tiene una barra con una pequeña bolita en uno o ambos extremos, aunque puede parecer difícil de quitar, cuando se sigue el proceso correcto y se toman las medidas de precaución adecuadas, los piercings a presión pueden retirarse sin problemas.

Cómo quitar un piercing a presión

Paso 1 – Lavado de manos

Primero y ante todo, es importante lavarse las manos con agua tibia y jabón para evitar la posibilidad de infección. La piel en manos y dedos contiene bacterias, por lo que deben lavarse a fondo antes de tocar cualquier lugar debajo de la piel.

Paso 2 – Juega con la barra del piercing

Mueve la bolita del piercing hacia adelante y hacia atrás, tratando de aflojarla lo más posible. También puedes aplicar una pequeña cantidad de loción para manos o aceite vegetal alrededor del área del piercing para reducir un poco la fricción y ayudar a desenroscar la bolita.

Paso 3 – Usa guantes de látex

Esto no es necesario, pero si te preocupa la higiene, usar guantes de látex limpios es una buena idea. El mango de las pinzas también debe cubrirse con una gasa o un pañuelo para evitar la posibilidad de infección.

Paso 4 – Agarra la barra del piercing con las pinzas

Usando las pinzas, agarra la barra del piercing con firmeza y estabilidad en la mano no predominante. Mantén la presión hasta que puedas quitar el otro extremo del piercing sin problemas.

Paso 5 – Extrae el otro extremo del piercing

Usa la mano libre para desenroscar la bolita en el otro extremo del piercing. Si el piercing no cede, usa la pinza para girar la barra del piercing y ayudar a desenroscar la bolita.

Conclusión

Finalmente, retirar un piercing a presión puede parecer mucho más complicado de lo que realmente es. Sigue los pasos simples que hemos revisado, y con un poco de ayuda con las pinzas y paciencia, ese piercing debería salir en unos pocos minutos. Es importante recordar mantener un ambiente limpio y estéril para evitar la posibilidad de infección. ¡Buena suerte!

Lista de consejos

  • Si sientes dolor o incomodidad al retirar tu piercing, considera buscar ayuda de un profesional
  • Evita forzar la barra del piercing, ya que esto puede causar daño a la piel
  • Una vez que hayas quitado el piercing, asegúrate de limpiar y desinfectar la zona correctamente
  • Si estás teniendo dificultades para retirar tu piercing, no dudes en consultar a tu médico o dermatólogo

Con estos simples consejos, ¡deberías estar en el camino hacia una piel feliz y saludable!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *