Sáb. Abr 13th, 2024




Cómo quitar anginas con pus

Introducción

Las anginas son una inflamación de las amígdalas que puede causar dolor de garganta, dificultad para tragar y fiebre. Si se observa pus en las amígdalas, es posible que se trate de una infección bacteriana y deba ser tratado con antibióticos. Sin embargo, existen algunas medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas y acelerar la curación.

Remedios caseros

Los siguientes remedios caseros pueden ayudar a aliviar los síntomas de las anginas con pus:

  • Té de jengibre: el jengibre tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir la inflamación de las amígdalas. Puedes hacer té de jengibre pelando y picando una raíz de jengibre fresca y agregándola a una taza de agua caliente. Deja reposar por unos minutos antes de beber.
  • Gárgaras de agua salada: mezcla una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y haz gárgaras para aliviar el dolor de garganta y reducir la inflamación.
  • Miel y limón: la miel es un antibacteriano natural que puede ayudar a combatir la infección. Mezcla una cucharada de miel y el jugo de medio limón en una taza de agua caliente y bebe lentamente.

Cuidado personal

Además de los remedios caseros, debes cuidar tu salud y tu higiene para acelerar el proceso de curación:

  • Descansa lo suficiente: el descanso adecuado es esencial para la curación. Trata de dormir entre 7 y 8 horas al día y evita hacer demasiado esfuerzo físico.
  • Bebe suficiente agua: el agua ayuda a mantener la garganta hidratada y limpia las toxinas del cuerpo. Bebe al menos 8 vasos de agua al día.
  • Mantén una buena higiene: lava tus manos con frecuencia para evitar la propagación de la bacteria. También debes cambiar tus cepillos de dientes y usar vasos y platos desechables para evitar la recontaminación.

Conclusión

Las anginas con pus pueden ser dolorosas y molestas, pero debes saber que existen medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas y acelerar la curación. Si los remedios caseros no funcionan después de unos días o si los síntomas empeoran, debes consultar a un médico para recibir un tratamiento adecuado.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *