Sáb. May 25th, 2024

Como limpiar la plancha quemada

Cómo limpiar la plancha quemada

La plancha es una herramienta indispensable en cualquier hogar. Sin embargo, en algunas ocasiones puede ocurrir que se queme, ya sea por una temperatura muy alta, dejarla encendida por mucho tiempo o por el uso de productos inapropiados. Afortunadamente, existen métodos efectivos para limpiar y recuperar una plancha quemada sin tener que reemplazarla.

Paso 1: Preparación

Antes de comenzar con la limpieza, es importante asegurarse de que la plancha esté desconectada y completamente fría. Además, será necesario tener los siguientes materiales a mano:

  • Sal gruesa
  • Limón
  • Tela de algodón
  • Agua
  • Peróxido de hidrógeno
  • Bicarbonato de sodio

Paso 2: Eliminar residuos

Lo primero que debemos hacer es eliminar los residuos quemados que puedan encontrarse en la superficie de la plancha. Para ello, es recomendable seguir los siguientes pasos:

  1. Mezcla bicarbonato de sodio con un poco de agua hasta formar una pasta.
  2. Aplica la pasta sobre los residuos y deja actuar durante unos minutos.
  3. Usa un paño húmedo para frotar suavemente y retirar la pasta junto con los residuos.

Paso 3: Limpiar con sal y limón

La combinación de sal gruesa y limón es perfecta para quitar las manchas y residuos difíciles de la plancha quemada:

  1. Corta un limón por la mitad y exprime el jugo en un recipiente.
  2. Agrega una cantidad generosa de sal gruesa en el jugo de limón.
  3. Mezcla bien hasta obtener una pasta homogénea.
  4. Aplica esta pasta sobre la base de la plancha y frota con un paño de algodón.
  5. Repite el proceso hasta que la plancha esté limpia y sin residuos visibles.

Paso 4: Limpieza profunda

Si la plancha todavía muestra manchas o quemaduras persistentes, es posible que sea necesario recurrir a una limpieza más profunda:

  1. Mezcla una solución al 50% de peróxido de hidrógeno y agua en un recipiente.
  2. Sumerge un paño de algodón en la solución y aplícalo sobre la plancha.
  3. Deja actuar durante unos minutos y luego frota suavemente para eliminar las manchas.
  4. Enjuaga la plancha con agua limpia y seca con un paño suave.

Recuerda que siempre es recomendable leer y seguir las instrucciones del fabricante para cualquier tipo de limpieza o mantenimiento de la plancha. Con estos sencillos pasos, podrás recuperar tu plancha quemada y volver a utilizarla sin problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *