Dom. May 26th, 2024

Como limpiar cocina de hierro fundido

Introducción

El hierro fundido es un material duradero y popular utilizado comúnmente en las cocinas. Sin embargo, su limpieza requiere de cuidado especial para preservar su superficie y evitar el óxido. En este artículo, te enseñaremos cómo limpiar adecuadamente una cocina de hierro fundido, manteniéndola en óptimas condiciones durante años.

Suministros necesarios

  • Sal gruesa: La sal gruesa ayuda a eliminar los residuos de comida y a despegar la suciedad.
  • Agua caliente: El agua caliente es efectiva para aflojar y eliminar los restos de comida.
  • Cepillo o esponja de cerdas: Un cepillo o una esponja de cerdas duras permitirán fregar eficazmente sin dañar la superficie.
  • Aceite vegetal: El aceite vegetal protege la superficie del hierro fundido y evita la formación de óxido.
  • Toalla o trapo limpio: Utiliza una toalla o un trapo limpio para secar completamente la superficie.

Pasos para limpiar una cocina de hierro fundido

Paso 1: Eliminación de residuos

Antes de comenzar la limpieza, asegúrate de desechar los residuos de comida y restos de grasa que puedan estar presentes en la superficie. Utiliza un papel de cocina o una espátula para raspar suavemente los excesos de comida.

Paso 2: Limpieza con sal gruesa

Esparce una capa generosa de sal gruesa sobre la superficie de la cocina de hierro fundido. Con la ayuda del cepillo o esponja de cerdas, frota la sal sobre el área a limpiar. La sal actuará como un agente abrasivo, eliminando los restos de comida y la suciedad.

Paso 3: Enjuague con agua caliente

Una vez finalizado el proceso de limpieza con sal, enjuaga la cocina de hierro fundido con agua caliente para eliminar los residuos de sal y suciedad. Asegúrate de enjuagar a fondo toda la superficie para eliminar cualquier residuo.

Paso 4: Secado y aceitado

Después de enjuagar la cocina de hierro fundido, sécala completamente con una toalla o trapo limpio. Asegúrate de eliminar toda la humedad para prevenir la formación de óxido. Una vez seca, aplica un poco de aceite vegetal sobre la superficie. Puedes hacerlo utilizando un paño limpio o una servilleta de papel. El aceite protegerá el hierro fundido y mantendrá su buen estado.

Conclusión

Mantener limpia y en buenas condiciones una cocina de hierro fundido es fundamental para prolongar su vida útil. Con los pasos y los suministros adecuados, puedes mantenerla libre de suciedad y prevenir la oxidación. Recuerda realizar una limpieza regular después de cada uso y aplicar aceite para conservar su superficie y evitar que se peguen los alimentos durante la cocción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *