Dom. Jul 14th, 2024





Cómo colocar un fular correctamente

Introducción

Los fulares son una alternativa muy útil y práctica para transportar a los bebés de manera segura y cómoda. Sin embargo, hay que aprender a colocarlos correctamente para prevenir accidentes y evitar posibles problemas de salud tanto para el bebé como para el porteador.

Tipos de fulares

Existen distintos tipos de fulares en el mercado, pero los más utilizados y recomendados son:

  • Fular tejido: está hecho de tela resistente de algodón que se ajusta perfectamente al cuerpo del bebé y del porteador. Son muy cómodos y permiten llevar a los bebés en distintas posiciones.
  • Fular elástico: está hecho de tela elástica que se adapta al cuerpo del bebé y del porteador. Son muy cómodos para los primeros meses del bebé, pero no son recomendables para llevar a niños más grandes debido al peso.
  • Fular rígido: está hecho de tela rígida y es muy recomendable para llevar a bebés más grandes debido a su resistencia y firmeza.

Cómo colocar un fular correctamente

Paso 1: Prepara el fular

Asegúrate de que el fular esté limpio y sin arrugas antes de utilizarlo. Si es la primera vez que lo usas, es recomendable lavarlo previamente para evitar posibles irritaciones en la piel del bebé.

Paso 2: Posiciónate correctamente

Colócate el fular sobre los hombros y cruza las dos puntas detrás de tu espalda.

Paso 3: Coloca al bebé en el fular

Hay distintas posiciones en las que puedes colocar al bebé en el fular, dependiendo de su edad y de tus preferencias. Algunas posiciones recomendadas son:

  • Posición vertical: sostén al bebé frente a ti, con una mano sosteniendo su cabeza mientras le vas pasando las piernas por debajo del fular.
  • Posición horizontal: coloca al bebé sobre el fular, con la cabeza apoyada en tu pecho. Luego, envuelve el fular alrededor del bebé, asegurándote de que su cabeza quede siempre visible.

Paso 4: Ajusta el fular

Una vez que has colocado al bebé en el fular, es importante verificar que esté correctamente ajustado para evitar posibles caídas o lesiones. Para ello, asegúrate de que:

  • El fular esté bien sujeto alrededor de tu cintura y hombros, sin que queden huecos.
  • El bebé esté bien colocado y sujeto al fular, sin que queden huecos entre su cuerpo y el fular.
  • Su cabeza esté siempre visible y no esté tapada por ninguna tela.

Conclusión

Los fulares son una excelente opción para transportar a los bebés de forma cómoda y segura. Es importante aprender a colocarlos correctamente para prevenir accidentes y asegurar el bienestar tanto del bebé como del porteador.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *