Sáb. Jun 22nd, 2024



Cómo colocar gresite en piscina


Introducción

El gresite es un tipo de mosaico utilizado en la construcción y renovación de piscinas. Su resistencia, durabilidad y variedad de diseños lo hacen una opción excelente para revestir el interior de la piscina. En este artículo te explicamos cómo colocar gresite en una piscina de forma sencilla.

Materiales necesarios

  • Gresite
  • Pegamento especial para gresite
  • Una llana dentada
  • Un flotador de goma
  • Cemento blanco
  • Esponja
  • Lechada

Pasos para colocar gresite en piscina

1. Limpia la superficie de la piscina

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que la superficie de la piscina está completamente limpia y seca. Debe estar libre de cualquier tipo de residuo, aceite o sustancia que pudiera afectar la adherencia del pegamento.

2. Aplica pegamento especial para gresite

Con la ayuda de una llana dentada, aplica pegamento especial para gresite en una sección pequeña de la piscina. No apliques demasiado pegamento a la vez, ya que el gresite se adhiere muy rápido.

3. Pega el gresite

A continuación, toma una hoja de gresite y pégala con cuidado sobre el pegamento recién aplicado. Presiona con el flotador de goma para que quede bien aplastado en el pegamento. Repite el proceso hasta cubrir toda la zona que hayas elegido previamente.

4. Coloca las juntas

Tras haber colocado todas las hojas de gresite, acláralas con una esponja humedecida en agua limpia. Después, pon juntas de tierra diatomea en las uniones para rellenar los espacios entre las hojas de gresite.

5. Aplica el cemento blanco

Una vez que las juntas están secas, aplica cemento blanco para endurecerlas y protegerlas. Este cemento se asemeja al color del gresite haciendo que el trabajo parezca más uniforme.

6. Limpia la superficie de la piscina

Después de haber aplicado el cemento blanco, debes limpiar la superficie de la piscina con una esponja húmeda para retirar el exceso de cemento y desea secar.

7. Aplica la lechada

En el siguiente paso debes aplicar la lechada para evitar que las vibraciones futuras comprometan el trabajo ya realizado. Para ello, aplica lechada de cemento preparada y aplástala en las uniones y terminaciones de forma uniforme con la llana dentada. Limpia la superficie una vez terminado.

Conclusión

En resumen, colocar gresite en una piscina es una tarea que puedes hacer tú mismo siguiendo los pasos necesarios y utilizando la herramienta adecuada. Con un poco de esfuerzo, paciencia y atención al detalle, podrás disfrutar de una piscina nueva y renovada por mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *