Vie. Sep 29th, 2023

La cinta persiana es un componente importante de las persianas. Esta cinta es responsable de enrollar o desenrollar las persianas en la ventana. Sin la cinta, las persianas no funcionarían correctamente y podrían dejar entrar la luz del sol no deseada.

¿Qué necesitarás?

Antes de comenzar, necesitarás algunas herramientas y suministros.

  • Cinta persiana nueva
  • Cuchillo exacto o tijeras de costura
  • Tijeras de metal
  • Taladro eléctrico
  • Tornillos
  • Cinta métrica

Cómo reemplazar la cinta persiana

Reemplazar la cinta persiana es un proceso relativamente simple que se puede hacer en unos pocos pasos. A continuación, se detallan los pasos a seguir:

Paso 1: Retira la cubierta del cabezal de la persiana

Usando un cuchillo exacto o tijeras de costura, retira la cubierta del cabezal de la persiana. Esto te dará acceso al conjunto de la persiana.

Paso 2: Remueve el conjunto de la persiana

Usando tijeras de metal, retira el conjunto de la persiana. Puede haber algunos tornillos sujetando el conjunto en su lugar. Retira estos tornillos con un taladro eléctrico para facilitar el proceso.

Paso 3: Reemplaza la cinta persiana

Retira la cinta persiana vieja del conjunto de la persiana y selecciona la cinta persiana nueva que vas a usar. Mide la longitud de la cinta persiana y córtala en consecuencia.

Una vez que la cinta persiana nueva esté cortada, coloca el extremo de la cinta en el conjunto de la persiana y colócala en su lugar utilizando uno o dos tornillos.

Paso 4: Enrolla la persiana

Una vez que la cinta persiana esté asegurada al conjunto, empieza a enrollar la persiana alrededor del eje. Asegúrate de que la cinta persiana esté enrollada correctamente sin torceduras.

Paso 5: Reinstala el conjunto de la persiana

Una vez que la persiana esté enrollada correctamente, coloca el conjunto de la persiana nuevamente en su lugar y asegúralo con los tornillos que quitaste en el Paso 2.

Conclusión

Reemplazar la cinta persiana es un proceso simple pero importante que se puede hacer por ti mismo. Sólo necesitas algunas herramientas y suministros básicos, y seguir los pasos correctos. Con algunos minutos de esfuerzo, podrás tener tus persianas funcionando como nuevas de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *